sábado, 31 de diciembre de 2016

Recapitulando 2016 y desiderata


2016 ha sido un año muy intenso (está siendo aún) en todos los ámbitos de nuestra vida y de nuestro joven héroe.


¿Como ha sido el 2016 para él?


La preadolescencia ha llegado con muchos cambios complejos, y con emociones difíciles de manejar y aceptar. 

A menudo, un cuerpo casí de hombre a veces se desborda en ira por el dolor de no haber sido querido y aceptado.

Cada mirada suya sigue escondiendo un juicio de valoración del amor y de su seguridad de su entorno y personas queridas. ¿puedo realmente confiar en tí? ¿me fallarás de nuevo?

Y además, se da de bruces con el rechazo constante y tenaz que generan sus conductas, una y otra vez. Se siente de nuevo, excluido, abandonado, sólo, sin encontrar su lugar en ese mundo feliz que parece existir para los demás, pero no para él.  Y se retuerce de dolor por no entender por que le ocurre ésto a el.

Pero junto a todo esto, también hemos conseguido un mejor entendimiento en la familia nuclear.

Hemos tenido los mejores momentos y los peores de nuestra relación. Junto a ello, también montones de momentos buenos y malos, pero gracias a Dios, casi ningún momento de indiferencia o ausencia emocional por nuestra parte. Hemos trabajado mucho para "acompasarnos" emocionalmente.  Y el, lo nota y lo agradece. (a su manera, eso sí) .

También lucha por encontrar su lugar en el Colegio. No es fácil para él (ni para el Cole, por supuesto) aceptar a todas y cada una de las personas que se relacionan con el, puesto que cada una de ellas lo hace desde su propia historia y concepción mental. Muchas de sus conductas resultan, en el mejor de los casos, incomprendidas por sus semejantes, que las toleran con paciencia. Pero no ha alcanzado a saborear lo que es una verdadera relación de amistad empática con sus iguales. Pero al menos, nuestro héroe sigue trabajando en ello, con el apoyo constante del Colegio y sus compañeros. 

Me gusta mucho esta foto, porque refleja bien la realidad. Ante una realidad compleja, cambiante y dificil de entender, lo único estable es nuestro vínculo. Desde ese vínculo, reinterpretamos la realidad y le damos sentido a lo que nos rodea. 


Yo, por mi  parte, me lance a la lucha de cambiar el mundo para hacerle un hueco empático a mi héroe. 

Y me encontré que no estaba sólo. Hay montones de gente en la misma situación, luchando por crear un mundo en el que sea posible que sus hijos tengan una posibilidad. Cada uno resisitiendo las acometidas del enemigo invisible desde su pequeña trinchera, aislado, rodeado, y con pocas fuerzas y recursos para resistir. Pero si algo nos caracteriza a los españoles es nuestra capacidad de resistir cuando la cosa se pone fea.  La historia lo demuestra; Sagunto, Numancia, Madrid, Batán,etc.  

Así que aplicando viejas soluciones, vamos a unirnos a estos nuevos amigos y compañeros de camino para cambiar de actitud. En vez de resistir y aguantar, vamos a promover un cambio en la sociedad que nos rodea, a todos los niveles, en todos los ámbitos. De la conducta reactiva, pasamos a la proactiva. En vez de guerrear, empezaremos a construir.  

Estoy seguro que llegaremos lejos en este camino.

En resumen, ha sido un año muy intenso para todos. Gracias a todos por hacerlo posible.

Y para el 2017, os deseo que seais de capaces de aprovechar cada una de las 365 oportunidades para hacer de este mundo un lugar mejor para vosotros, vuestras familias, y los que os rodean.