miércoles, 3 de agosto de 2016

Educando a un niño con dificultades de Apego. 1ª parte (Traducción) Lawrence B. Smith


Traducción de "Educando a un niño con dificultades de apego", de Lawrence B. Smith., 1ª parte.

Filosofía:  El amor y el sentido común de los padres son ingredientes necesarios para criar con éxito a un niño con problemas de apego , pero rara vez son suficientes. Esto es debido al hecho de que la mayoría de los niños con problemas de apego están demasiado a resguardo y son demasiado desconfiados para recibir el amor y el apoyo que los padres puedan ofrecer. La cuestión fundamental para los niños con TA(Trastorno de apego) no es el amor, sino la seguridad. Ante la falta de seguridad, el amor se convierte en un lujo inalcanzable.


Esa búsqueda de  seguridad  lleva a los niños con TA a ser tan estratégicos y controladores como son. El "Control" se ha convertido en la  palabra principal en el mundo del vínculo como si fuera el problema en sí. Esto conduce a la consideración de que la crianza de los niños TA es demasiado a menudo una "batalla por el control", que los padres tienen que ganar para arrebatar el control del niño.
Si bien hay algo de cierto en ello, esta forma de pensar erróneamente define el "control" como el problema, cuando realmente no es más que un síntoma.
"El problema" es la ausencia de sentirse seguro en el mundo, y el "control" no es más que un intento de compensación crear la sensación de seguridad que falta. Es importante que los padres recuerden que su objetivo de crear un sentimiento de seguridad física y emocional que su hijo no ha conocido con anterioridad, no simplemente ganar una "guerra por el control".

Una vez alcanzada la seguridad, se crea  un puente a través del cual puede fluir el amor. Piense en la seguridad como la conversión de un "estudiante imposible de enseñar" en un estudiante dócil que ahora podrá empezar a aprender las lecciones de amor. La seguridad hace el amor "asequible" para el niño TA. Sólo llegados a este punto, la crianza de un niño TA comenzará a parecerse a crianza de los hijos el sentido común más convencional de un niño sin dificultades de fijación.

Las técnicas de crianza especializados que se describen a continuación están dirigidas a crear gradualmente seguridad para el niño y la eliminación de bloqueos del niño que le impiden  recibir el amor que los padres tienen para darle. Muchas de estas técnicas son poco o nada intuitivas y reflejan el hecho de que si todo lo que normalmente tiene sentido se ha intentado sin éxito, hay que probar otra cosa que parece en un principio no tener sentido.

Incluso cuando los padres tienen la mayoría de estas cualidades, los niños con problemas de apego pueden ser muy agotadores, tanto si los padres son adoptivo, biológicos,o en acogimiento. Los niños con TA tienen un sexto sentido para encontrar el "botón" de su progenitor, y pulsarlos todos. Si ha llegado al punto de sentirse desanimado e ineficaz y, esto es una señal de advertencia que debe considerar solicitar ayuda profesional .

Principios y técnicas de crianza


Seguridad: El mantenimiento de la integridad física de las personas y de los bienes siempre debe ser la máxima prioridad de los padres. Esto siempre tiene prioridad sobre cualquier otra actuación para promover el apego, para fomentar un mejor comportamiento, etc .

Límites: Los límites en los niños TA pueden variar de estar completamente ausentes a la defensa más rígida. Sus límites pueden también fluctuar ampliamente en el tiempo.

Los límites rígidos no son realmente tales límites, sino una maniobra defensiva para enmascarar la fragilidad emocional que yace debajo.  Los límites deficientes se manifiestan de muchas formas;  Los niños TA son vulnerables a las fantasías de ser absorbidos y controlados por los otros. Este temor les conduce a comportamiento oposicionista, al igual que el niño que inicialmente se establece su separación, oponiéndose a los padres con un "No".

La insuficiencia en los límites dejan a los niños TA  expuestos a absorber los estados emocionales de los demás y a la actuación, y/o la atribución de sus propios estados afectivos con los demás (proyección). En pocas palabras, los niños TA están siempre mezclando "dentro y fuera". Los niños TA puede despreciar el espacio personal de los demás, pero sobrereaccionan a la proximidad física de los demás con ellos. Por lo general no entienden, o no les importa, el concepto de propiedad personal y son susceptibles a la presunción de las posesiones de otros, simplemente porque ellos quieren. Debido a la escasez en su modelo, los niños con TA también pueden presentar diferentes grados de acaparamiento. Todos estos problemas de límites puede causar estragos en el entorno doméstico. Simplemente imponer consecuencias es improbable que ayude. Los niños TA necesitan instrucción reforzada en el concepto de límites, ya que suele faltar en su software.

Amor: Ofrecer y expresar el amor al niño es responsabilidad de los padres. Permitir recibir el amor es la responsabilidad del niño. Los padres a menudo toman la responsabilidad completamente sobre sí mismos para encontrar una manera de hacer que el niño reciba su amor. Es mucho más útil desafiar (suavemente) a su hijo sobre sus métodos para rechazar su amor y para recordarle que es su elección para eliminar esos obstáculos o no.

Empatía / Sintonía: la empatía o la sintonía se puede definir como la capacidad de percibir y reproducir el estado interno de otra persona. Una forma de describir la empatía es como una bienvenida a los sentimientos a medida que llegan sin tratar de cambiarlos, quitarles o añadirles nada, solucionarlos, o explicarlos.
Estar presente para el niño requiere que los adultos sean consciente de dónde están poniendo su atención.
Es fácil pensar que uno está reflejando el estado interno del niño, cuando, de hecho, la atención del adulto se centra en algo interno del propio adulto.
(Ejemplo: el niño se siente mal consigo mismo y dice que no cree que sus padres le aman La respuesta común adulta sería reiterar al niño el amor de sus padres..) Esta respuesta viene desde la angustia de los adultos cuando el niño no se siente amado y el deseo de cambiar eso. Aquí la atención de los adultos se centra en su deseo de cambiar la forma en que el niño se siente. Esta puede ser una respuesta tranquilizadora, sensible, pero no es una respuesta empática. Una respuesta sintonizada con precisión consistiría en comunicar que es difícil para el niño para creer que sus padres lo aman, y que por ello, ella sufre por esto. - esto es lo que el niño verdaderamente ha expresado.

Esta respuesta no intenta cambiar la forma en la que el niño se siente-  tan sólo describe, precisamente, el sentimiento. Nadie puede reflejar con precisión algo si simultáneamente está tratando de cambiarlo, como ocurre cuando se pretende cuando se usa el reaseguramiento como técnica. Reasegurar puede incluso ser contraproducente como la investigación ha demostrado ampliamente. Tranquilizar puede resultar algo increíble para el destinatario, y sólo servirá para reforzar lo mal que el destinatario realmente se siente y puede socavar la credibilidad de quien pretende tranquilizar.

Las respuestas sensibles / tranquilizadoras, pero no empáticas, tienen más que ver con la propia reacción de los adultos a lo que el niño ha expresado en vez  de con el contenido de lo que el propio niño ha expresado. Esta es una distinción muy importante, cuanto más preciso sea el comentario empático, más potente será su impacto emocional; y cuanto más profundamente herido esté el niño, más precisa debe ser la empatía para ser un alivio. Además de contenido verbal empático, los adultos también deben ser expertos en empatía no verbal. Esto implica el uso de calidades de voz (por ejemplo, la intensidad, la inflexión, la velocidad del habla), los gestos corporales, expresiones faciales, y la proximidad física para comunicar empatía con el estado interno del niño TA.

Sintonía equilibrada: En los resultados de un par de estudios extensos, la idea de que más sintonía es mejor está en revisión. Se desarrollaron problemas con apego inseguro en niños de un año de edad cuyas madres eran poco o muy "sintonizadas". Las inseguridades de apego aparecieron en bebés cuyas madres eran demasiado vigilantes o  demasiado lejanas en las interacciones. El apego resultó  más fuerte en el rango medio de la empatía coordinada. Dr. Beatrice Beebe, Colorado University Medical School

Reglas: Las reglas de comportamiento deben ser específicas, claras y ser enunciadas en un lenguaje de comportamiento que indica lo que el niño tiene que hacer, y no lo que no debe hacer o dejar de hacer.
Las reglas tienen que ser establecidas en forma proactiva porque la mente inconsciente no procesa negativos.
Por lo tanto, las reglas establecidas en forma negativamente en realidad vienen a enfocarse precisamente sobre el comportamiento prohibido. Esto aumenta las posibilidades de que el futuro el comportamiento no deseado vuelva a aparecer. Las reglas deben ser comunicados con la expectativa de que van a ser aprendidas y seguidas. Esto se hace mejor con un tono transmitiendo seguridad o hecho consumado completamente libre de una contenido emocional. Ejemplo: "Me gustaría que vayas a tu habitación inmediatamente después de la cena y hagas tus tareas." En general, debe romperse la interacción comunicativa tan pronto como el progenitor haya comunicado la expectativa. Además, establecer la regla base, con carácter adelantado y siempre en vigor, que el niño TA debe preguntar cuáles son las reglas para cualquier cosa que nunca se haya discutido antes. Esto elimina de raiz del repertorio del niño TA los intentos de evadirse alegando ignorancia.


Dualidad de prioridades:: Al interactuar con su hijo con TA, los padres a menudo se ven obligados a elegir entre dar prioridad a las emociones o a la conducta. Ambas opciones están presentes en la mayoría de las interacciones. Con la prioridad emocional, el objetivo es, de alguna manera, la curación emocional como resultado a largo plazo. La alteración de la conducta en el corto plazo no es la prioridad aquí. De hecho, la búsqueda de la curación emocional con frecuencia conduce a un deterioro del comportamiento a corto plazo. El trabajo emocional, desde el principio, se produce principalmente en la terapia. A medida que se avanza, el trabajo de curación emocional cada vez se puede desplazar en el contexto del hogar.


Con la prioridad en el comportamiento, el objetivo es gestión o cambio del comportamiento en un corto plazo. En este caso, el procesamiento de la experiencia emocional no es el foco. Sin embargo, el trabajo de comportamiento con frecuencia desencadena una respuesta emocional importante. Los padres que no tengan claro cual es su prioridad al entrar en una interacción, corren el riesgo de oscilar entre abordar los sentimientos y hacer frente a la conducta.
Este tipo de "ping-pong" normalmente no consigue nada, y en realidad puede empeorar las cosas.


Disciplina, vergüenza y Empatía: Cuando se impone una consecuencia como parte de la disciplina, debe ofrecerse apoyo emocional (empatía) para las dificultades derivadas de tal consecuencia que tendrán para el niño TA. Conviene transmitir que se entiende que el castigo probablemente se percibe siente como una humillación, y esto puede conducirá al niño TA a querer portarse mal. Expresar la expectativa que el niño tiene los recursos para manejar el castigo , y que va a hacer una buena elección, incluso aunque no quiera. Esto preserva el apego, manteniendo la disciplina. El padre debe dejar de lado cualquier enojo que le quede tras la imposición de la disciplina, lo más rápidamente posible, para evitar sabotear el trabajo relacional y el efecto pretendido de la consecuencia.

Apreciación frente a la alabanza: Después de un niño TA, aún de mala gana, hace una elección de cooperación, el aprecio es a menudo mejor respuesta que el elogio. Apreciar pone al padre e hijo en el mismo nivel para esa interacción. La alabanza, por el contrario, puede sugerir que el que ofrece el elogio (padre) es el más poderoso, y por lo tanto capaz de emitir un juicio sobre el menos poderoso (niño).
El elogio es, después de todo, tan juicio como una crítica. Los elogios corren el riesgo de que el niño tenga la sensación de que el padre le restrega por la cara que "el padre ha ganado".
Esto puede generar enfado o ira que puede deshacer la decisión de cooperación en ese momento, o puede alimentar la conducta de oposición en el futuro. El aprecio ayuda a evitar esos riesgos y puede fortalecer la relación padre-hijo. La atención positiva también debe ser efectuada de una manera atenuada, ya que la atención positiva puede provocar vergüenza interna en un niño con TA. Esto puede serle doloroso, de tal modo que, paradójicamente, el adulto que ofrece la atención positiva puede terminar siendo visto como crueldad en lugar de apoyo. Esto alimenta la desconfianza y la conducta de auto-protección del niño.

Alabanza y Éxito: - Cuando los niños TA logran un éxito, ya sea conductual, emocional o académico, ese
éxito se debe celebrar en ese mismo momento y dejarse concluido en ese momento.
Esto puede mejorar la confianza y la autoestima, que puede mejorar los resultados futuros positivamente. Cuando los adultos vinculan un éxito actual en una expectativa de futuro ("sigue así", "esto puede ocurrir  que más a menudo"), el resultado es contraproducente.

El éxito actual se sustituye inmediatamente por una presión futura y el mensaje implícito de que el éxito actual no es suficiente. La experiencia para el niño es a menudo  la ansiedad, el resentimiento, y, posiblemente, la vergüenza. Esto puede sabotear el rendimiento futuro y rebajar la motivación (Por qué el éxito sólo genera la siguiente demanda). Los niños TA pueden responder con un rendimiento inferior como una forma de gestionar lo que parece como un obstáculo cada vez creciente. Los comentarios de los adultos sobre "estar a la altura de su potencial" tiene un efecto similar en los niños con TA y deben ser evitados también.

Gratitud: El concepto de la gratitud es algo que normalmente ausente de las actitudes de los niños con TA. Esta es una habilidad importante para los niños TA aprendan. Al principio pueden necesitar algunas pistas en las situaciones en las que resulta apropiado expresar gratitud.
También pueden necesitar las palabras concretas que decir. Más allá de simplemente dar las gracias, deben indicar específicamente por lo que están dando las gracias a la otra persona. Esto hace que sea más real para los niños TA.
Debe igualmente apreciarse su expresión de gratitud. La gratitud reconoce haber recibido algo de otro, y esto implica que el niño merece "que se le haya dado".
La investigación ha demostrado que los niños que expresan gratitud tienen una imagen más positiva de si mismos, son más felices, tienen mejores relaciones con su familia y sus compañeros, mejores notas, menos materialistas, y un deseo de "dar de vuelta " frente a los niños que se creen con derecho.
Educar a los niños para maravillarse en el mundo frente a la adquisición de las cosas promueve la gratitud en todos los niños.

Los padres como cámaras de eco emocional: Los padres a menudo funcionan como cámaras de eco emocionales de sus hijos con dificultades de apego. Como cámaras de eco emocionales, los padres pueden también experimentar los sentimientos que realmente pertenecen a sus hijos, pero que sus hijos no están reconociendo (y que, incluso, pueden no ser conscientes de experimentar). Comprender esto puede ayudar a prevenir a que los padres tomen personalmente la reacción emocional del niño TA. Realmente es el sentimiento del niño, no de los padres. Los padres se han "contagiado" de los sentimientos del niño, algo así como un resfriado. Además, viéndose a sí mismos como cámaras de eco emocional puede dar a los padres información importante acerca de los sentimientos ocultos de sus hijos. Esta reducción de la reactividad emocional de los padres y una mayor comprensión de los sentimientos del niño en el momento, mejora en gran manera las respuestas de los padres a la situación.

Contagio emocional: Las emociones pueden transmitirse de una persona a otra al igual que los resfriados. Este es el contagio emocional. Es impulsado en parte por el rápido mimetismo no verbal, en particular de las expresiones faciales de los demás, y por las sensaciones internas asociadas. Este fenómeno se produce en los lactantes con tan sólo unos pocos días de edad.
Una vez que la gente empieza a imitar los estímulos faciales, a menudo experimentan rápidamente las emociones que están conectados a estos estímulos.
Por lo tanto, es importante que los padres hagan todo lo posible para controlar sus expresiones faciales cuando interactúan con sus hijos TA para que sus expresiones no actúen como fuente de contagio emocional inútil.

La dimensión no verbal: las  investigación sobre la comunicación ha concluida repetidamente que en la interacción verbal, el lenguaje corporal lleva alrededor del 50% del mensaje, las características vocales el 40%, y el contenido verbal tan sólo del 10%. Estos resultados ponen de relieve la importancia del seguimiento de la dimensión no verbal, una tarea aún más esencial para trabajar eficazmente con los niños con TA. La dimensión no verbal lleva la mayor parte de su expresión emocional, y gran parte de que está fuera de su conciencia y de modo más allá del alcance del informe verbal. Ser consciente de esta dimensión, en toda su riqueza, es una habilidad crítica para los padres de niños TA. Es probable que el desglose más completo de la dimensión no verbal de la comunicacion fue el hecho por los practicantes de la programación neuro-lingüística en la década de 1970. Ellos identificaron los elementos que figuran a continuación como capaces de transmitir la información afectiva.

  • Posición del cuerpo
  • La tensión muscular
  • Los gestos y el movimiento de las partes del cuerpo
  • Inclinación de cabeza
  • Respiración: La ubicación y la velocidad
  • Color de la cara, el tono muscular, y la posición de la mandíbula
  • Los labios fruncidos: / dibujados, mordidos, hacia arriba (sonrientes) o hacia abajo (tristes) 
  • La tonalidad de voz, el volumen, la velocidad del habla, la articulación, el fluido vs. staccato, frases desmembradas
  • Calidad de los ojos

Ya que los niños TA son tan aversivos a los sentimientos, resulta útil establecer el principio de que "las bocas hablan o los cuerpos hablan". Esto supone un reto a la ilusión de que el niño está en el control total de la información que transmite. No pueden dejar de expresar sus sentimientos. Esta idea suele generar bastante ansiedad al niño TA. También proporciona una base para decir (suavemente) al niño, "Tu boca dice que no tienes sentimientos , pero tu cuerpo dice que sí".
El padre, entonces puede ofrecer una suposición basado en los datos no verbales sobre cual sea el sentimiento presente. Esta intervención puede servir a un doble propósito: 1) que puede ser una puerta de entrada a acceder emocionalmente, y 2) permite explicitar los sentimientos desconectados al niño.

Leer en los ojos: Ser capaz de leer la apariencia de los ojos de un niño AD puede proporcionar información útil para promover el compromiso emocional.

Según mi experiencia, las diferentes miradas de los ojos pueden agruparse en cinco grandes categorías.
  1. Claros / brillantes indica que el niño está presente, comprometido, en un estado de ánimo positivo y conscientes de lo que está pasando en su conjunto. 
  2. Oscuros.- aparecen los ojos como si una sombra ha caído sobre ellos y esto por lo general refleja la ira, la rabia o la depresión.
  3. Vacíos.- los ojos aparecen como vacíos, dando la impresión de que "no hay nadie en casa". Este es el aspecto de agotamiento, de la renuncia, y de la desconexión del niño con el entorno.
  4. Acerados / Penetrantes- los ojos parecen estar enfocados hacia el exterior con una intensidad que parece "mirar a través" del observador. Esta es la mirada de hipervigilancia y de centrarse en los detalles individuales. Telegrafían ansiedad y desconfianza.
  5. Espejos- La superficie de los ojos aparece sólo como una superficie reflectante que enmascara cualquier cosa debajo de él de tal manera que un observador está esencialmente, excluido. El mensaje básico es: "No quiero que me veas."
  6. Receptivo: Estos son los ojos del niño cuando está tomando o absorbiendo su mundo cercano como una esponja. Esto es, en muchos sentidos, el estándar de oro del trabajo del apego .
Contacto Visual: Mientras el niño AD no mantenga consistentemente un buen contacto visual, debe priorizarse el trabajo en el contacto visual. Un buen contacto visual es la base para el niño aprenda a a "internalizar a los padres emocionalmente".
Sin esta "internalización", un niño AD probablemente no desarrollará una conexión emocional con los padres. Las indicaciones verbales, tales como "mirame a los ojos ", a veces complementado con gestos de la mano, pueden ser suficientes.
No trate de forzar el contacto visual durante una fuerte oposición. Esto crea una lucha de poder que sólo contaminará el contacto visual con tensión y conflicto. Además, recuerda que el contacto visual prolongado en una relación en la que existe una diferencia de poder (padre-hijo) tiende a hacer que el que tiene menos poder se ponga a la defensiva. Exprese reconocimiento en forma expresa cuando se establezca el contacto visual.

Contacto físico: los niños con AD a menudo evitan ser tocados. Los padres no deben dejar que esto les intimide hasta que tocar a su hijo se produzca sólo en raras ocasiones , ya que el tacto es piedra angular del vínculo. Por lo tanto hay que buscar oportunidades para el contacto físico durante los momentos más tranquilos. Programar el tiempo para un abrazo reparador es otra opción. Sin embargo, no se recomienda que el contacto físico se imponga con oposición del niño. Intentar hacerlo sólo contamine la noción de afecto físico con más conflicto y tensión que "envenena el bien". Es mejor buscar un momento más propicio en otro momento. Los niños con AD también a menudo necesitan que se les enseñe cómo relajarse cuando son tocados ya que con frecuencia desarrollan una rigidez casi refleja en respuesta al tacto.

La motivación: Una advertencia: no se preocupe por los problemas de su hijo más que él.
Los niños con TA permiten alegremente que los adultos se hagan cargo de las preocupaciones mientras continúan con su comportamiento.
Nada cambiará mientras usted esté más preocupado por el comportamiento de su hijo que él. Por lo tanto, los padres deben tener cuidado de no hacerse cargo de la ansiedad que realmente pertenece a su hijo.
Los padres no pueden hacer a sus hijos mejores. Los padres no pueden hacer que su hijo haga el trabajo que tienen que hacer para crecer.
Los padres no pueden hacer que su hijo tenga éxito. Contrariamente a nuestra intuición, reconocer que su hijo tiene la libertad y el poder para tirar a la basura la oportunidad que es su vida, aumenta las posibilidades de que no lo haga.

(continuará)


Fuente: http://www.attachmentdisordermaryland.com/parenting.htm